¡Lo más vendido! »

No hay productos más vendidos en este momento

Promociones especiales

No hay promociones especiales en este momento.

Cuando llueve, también apetece

Published on 04/10/2013

  • Cuando llueve, también apetece

Es posible que durante la pasada noche un cosquilleo especial haya recorrido todo vuestro cuerpo cuando veíais desde la cama como diluviaba. Quizás, en algún momento, incluso os excitasteis algo más de lo normal. Tranquilos, puede que tenga una explicación científica ya que un estudio reciente ha señalado que los machos de algunos insectos se muestran mucho más disponibles y se aparean algo más rápido cuando notan una caída de la presión atmósferica (este fenómeno suele indicar la llegada de una tormenta).

La preocupación por el clima ha asolado al ser humano desde la antigüedad y no son pocos los signos con los que relacionamos la llegada de una tormenta: sentir dolor en los huesos rotos, caer en la cuenta que las vacas se tumban, ver como los pájaros comienzan a volar más bajo,…son muchas las razones que buscamos para predecir la lluvia, pero ninguno ha sido probado de forma científica.

Sin embargo, el estudio que os comentábamos antes indica un cambio notable en el comportamiento animal que estaría directamente relacionado con el clima. La investigación ha sido realizada de forma conjunta por las universidades de Sao Paulo y de Ontario; y durante la misma ha quedado probado como los insectos cambian la forma de aparearse cuando notan una caída en la presión del aire. Sólo han sido incluidos insectos en el estudio, pero estamos seguros que algunos de vosotros sentís algo especial en vuestro interior cuando yacéis en la cama y veis por la ventana como diluvia en el exterior.

Algunos de los resultados del estudio mostraban que los machos no ponían demasiado empeño en el cortejo y que el apareamiento era mucho más rápido si notaban que iba a llover. Lo que podríamos denominar un “aquí te pillo, aquí te mato”; y nunca mejor dicho, ya que este comportamiento podría estar provocado por una sensación de muerte inminente. Aunque no todo se reduce a los machos, ya que “ellas” también reducen las llamadas al apareamiento de forma significativa cuando notan un descenso en la presión del aire. En definitiva, los científicos opinan que los insectos están adaptados para responder a la llegada del mal tiempo y nosotros también, con una buena película y nuestra manta preferida. En todo caso, lo que pase debajo de la manta puede ser realmente divertido. 

COMMENTS

No customer comments for the moment.

Add a comment